¿Qué inclinación tienen que tener las placas solares?

inclinacion-placas-01.jpg

El otro día hablábamos de uno de los factores definitorios para determinar el rendimiento de una instalación solar, la orientación de las placas. Pero sin embargo, hay otro factor que también destacamos cómo uno de los más importantes y que incide directamente en la producción de la instalación: la inclinación de las placas solares.

La inclinación de las placas solares en función de la latitud

El ángulo de inclinación de las placas solares es diferente en cada latitud, ya que la incidencia de los rayos del sol varía según la latitud de la ubicación. En nuestro país el ángulo óptimo de inclinación de las placas solares se encuentra entre 20 y 40 grados. En las zonas ubicadas en el sur el grado óptimo se acerca más a los 20 y 25, y en las zonas ubicadas en el norte el grado óptimo se acerca más a los 40 grados.

Los rayos del sol tienen una incidencia directa en torno al ecuador de la tierra, por eso en estas zonas no se requiere ángulo de inclinación de las placas solares. Así que lo correcto es aplicar a las placas solares un ángulo de inclinación idéntico a la latitud en la que se ubica la instalación. Cuanta mayor perpendicularidad tengan las placas solares con los rayos del sol, mayor será la producción y el rendimiento de la instalación.

¿Cómo influye la época del año en la incidencia del sol?

A pesar de que la inclinación de los rayos del sol varía en función de la latitud, también tienen una ligera variación en función de la estación del año en la que nos encontremos. Si la instalación solamente se va a usar en una época del año, hay que adaptar la inclinación de las placas solares para optimizar su rendimiento. En el caso de que se vaya a utilizar más en verano hay que restar 15 grados a la latitud del lugar, y en el caso de que se vaya a utilizar más en invierno hay que sumar 15 grados a la latitud del lugar aportándole una mayor inclinación.